Sesgos e Inconsistencias del Método Científico en Medicina Occidental Moderna

MDM - Medicina Holística

Este artículo no persigue censurar, sino contribuir a describir e identificar un problema. Un problema en el que comúnmente no nos detenemos, que a veces parece algo casi terminado, casi acabado, casi perfecto. Un problema en el que no se necesita invertir mucho tiempo ya se tiene lo que se necesita, y sólo pequeños ajustes que algún selecto grupo de pensadores se ha de encargar de llevar a cabo cada vez que sea necesario: el método.

El método.-

El método científico no es una creación humana arbitraria, fruto exclusivo de su imaginación y su fantasía. El método es una necesidad surgida de la realidad, y para ser adecuado debe, en cada caso, de alguna manera reflejar y expresar las leyes y otras regularidades fundamentales del fenómeno al que se aplica.

El método cientifico ha variado en el transcurso de la historia, se ha ido perfeccionando. En cada momento ha sido, en buena medida, expresión y consecuencia de las concepciones filosóficas prevalecientes.

Hegel1 afirmaba ya en el primer cuarto del siglo XIX, que toda filosofía se resume en el método2, de lo que se deriva que método y filosofía son inseparables. Pero como hay más de una filosofía, el método podrá ser al menos tan diverso como la filosofía. No podrá existir filosofía sin un método, propio o compartido, ni un método sin una filosofía que lo distinga.

Como dijera José Martí, “la filosofía no es más que el secreto de la relación de las varias formas de existencia”3, pero para conocer ese secreto relacional, es indispensable un método coherente y consistente con la filosofía que establece e interpreta esos vínculos.

El método es también, en el caso que nos ocupa, la expresión de una determinada concepción del mundo dentro del ámbito concreto de la ciencia. Si el método es portador de una concepción del mundo, en todo método sobrevive, de manera encubierta quizá, una parte importante del carácter subjetivo de toda actividad humana, pero no por subjetivo un fenómeno es necesariamente falso o erróneo.

La medicina no parece ser la rama de las ciencias más desarrollada ni avanzada. Su método, el que emplea en la actualidad, no difiere sustancialmente del desarrollado por Claudio Bernard durante la segunda mitad del siglo XIX, sin que con esto se pretenda decir que ha permanecido inalterado. Se ha desarrollado, pero sus cambios han sido mucho más de forma que de fundamento, pues los fundamentos en los que pudo encontrar origen persisten, en su esencia4.

El método clínico es cada vez menos o peor usado, no obstante no ser otra cosa que la aplicación del método experimental a la atención individual de enfermos5. Esto no es consecuencia de una decisión arbitraria de alguien, sino es el resultado de un proceso complejo en el que determinada concepción del mundo con su método han desempeñado un papel de cierta magnitud. En ese papel, la necesidad de contar con datos “positivos” o “absolutamente objetivos” ha tenido determinado peso, y ha contribuido a la subestimación de todo lo que se pudiera tildar de subjetivo, como lo es la observación directa, esto es, el examen clínico. Pero al hacer esto, esta tendencia se aleja del conocimiento científico aunque lo pretendido sea acercarse más y mejor, en tanto la observación, definida por Einstein como la conexión entre el fenómeno y nuestra concepción del fenómeno6, se ha debilitado cada vez más.

Este proceso es también consecuencia de un cierto menosprecio por lo concreto-sensible a favor de una sobrestimación de las relaciones matemáticas abstractas, pues los datos aportados por los medios tecnológicos no son otra cosa, en última instancia, que parte del mismo fenómeno. Esta tendencia al menosprecio de lo concreto-sensible en el método vigente en medicina, supone también, hasta cierto punto y de manera implícita, una suerte de subversión de la praxis como fuente y destino del conocimiento, lo que constituye otro rasgo del método que se aparta de una adecuada concepción científica.

La tendencia a dividir y subdividir el campo del conocimiento cada vez más, le viene dado a la medicina desde el mismo momento del nacimiento del método que ha pautado su desarrollo, como consecuencia de las cualidades metafísicas que subsisten en su fundamento7.

Esta fue, en su momento, una tendencia comprensible y avanzada en su momento, con lo que se quiere dejar sentado el profundo respeto y admiración que se siente por ese gigante de la medicina que fue su principal creador8. Sin embargo, muchas de sus ideas, que fueron y son la partera, cuando no la madre, del método actual, tampoco quedaron incólumes ante ulteriores exigencias. No pocos de los conceptos revolucionarios introducidos en la medicina por C. Bernard, se fueron obviando en aras de una mayor “objetividad”, como la importancia que concedía a la observación, por ejemplo, lo que no parece haber conducido a un sitio necesariamente más elevado, aunque definitivamente más complicado.

Resumió lo fundamental de su método diciendo que en toda investigación se cumplen ordenadamente cuatro pasos9:

  1. formular claramente el problema a investigar
  2. obtener toda la información sobre el estado del conocimiento del objeto de la investigación
  3. establecer una hipótesis de trabajo
  4. comprobarla mediante el diseño y realización de experimentos

¿Se podrá formular claramente el problema a investigar si empleamos un sistema para identificar una parte del problema y otro para instrumentar las medidas que, al modificarlo nos deben ayudar a esclarecer sus cualidades?

¿Cómo obtener toda la información sobre el estado del conocimiento del objeto de la investigación si se excluye a priori una parte considerable de ésta?

¿Cómo establecer entonces una hipótesis de trabajo consistente y coherente con un marco teórico de similares características?

¿Cómo poder, en esas condiciones, comprobarla mediante el diseño y realización de experimentos?

Examinemos estas expresiones que parecen conclusivas, a pesar de que no lo son ni aspiran a serlo, pues no pretenden sino una modesta invitación a retomar un tema necesariamente inconcluso por su extensión y complejidad.

Una digresión aparente.-

¿Cuáles son las características del pulso radial, de la lengua y de la saburra de un esquizofrénico? Estas cualidades no se han tenido en cuenta el su diagnóstico porque se han considerado insustanciales en la clasificación de una modificación de la salud que fundamentalmente atañe a la esfera de las actividades mentales, al psiquismo. Sin embargo, paralelamente se afirma que el Hombre es una unidad bio-psico-social, por lo que no es probable que una alteración de la actividad nerviosa superior pueda tener lugar en un organismo que permanece inalterado en el resto de sus componentes. Lo que ha sucedido es que, como consecuencia de la influencia del cartesianismo, entre otras, en el pensamiento médico occidental moderno, se ha considerado a las modificaciones patológicas del psiquismo como capaces de disfrutar un grado considerable de independencia de las alteraciones del resto del organismo. Cuando se trata de clasificar un trastorno de la llamada “salud mental”, tomemos otra vez como ejemplo el de la esquizofrenia, se la tiende a clasificar por las características del contenido del pensamiento, de la afectividad y de la conducta del paciente, en lo fundamental, o las del curso de la enfermedad10. En este segundo caso, la clasificación se suele basar en si el trastorno es continuo o discontinuo y en si se aprecia o no deterioro de sus capacidades mentales.

Si tomáramos el universo de pacientes esquizofrénicos y los clasificáramos según las cualidades de la lengua, la saburra y el pulso, y las correlacionáramos con las peculiaridades del curso de los cambios patológicos, tendríamos una realidad diferente ante nosotros. ¿Es esa realidad falsa? Si no es falsa es, aceptable. Pero los pacientes serían los mismos, a pesar de lo cual, las cualidades el fenómeno estudiado que se abrirían ante nuestros sentidos serían otras.

¿Se aceptaría esto por la comunidad de profesionales de la psiquiatría y la psicopatología? De seguro algunos la rechazarían. ¿En ese rechazo predominarían los criterios científicos o los del consenso? Probablemente predominarían los del consenso. Sin embargo, el consenso no es un criterio de rigor en la Ciencia, aunque en ocasiones haya que recurrir a él por ignorancia.

Entonces se nos pone en evidencia que, la descripción y la clasificación de un fenómeno están pautadas por una determinada concepción de ese fenómeno, y que esa concepción del fenómeno está condicionada, en alguna medida, por una perspectiva filosófica, la de Descartes en este caso. ¿Es esa perspectiva un dato absolutamente objetivo como postula el método vigente en las Ciencias Médicas?

El origen.-

¿Cuáles eran las características de la doctrina creada por Descartes?

Descartes establece dos principios o tipos de sustancias independientes: el del universo material, del que el cuerpo forma parte de su extensión, y el del alma, cuyo atributo principal es el pensamiento. Ambas estarían determinadas por una tercera sustancia: Dios11. No podía excluir a Dios de su concepción del mundo, tanto por el momento del desarrollo de la Ciencia en que le tocó vivir, como por desempeñarse dentro de una sociedad feudal donde todavía el poder de la Iglesia era casi ilimitado12.

Su enfoque del mundo material, aunque no totalmente, puede enmarcarse sin dificultad, en lo fundamental, dentro de una concepción materialista, pues consideraba que era un conjunto de partículas materiales, que la esencia de la materia era la extensión y el movimiento y que el movimiento del mundo material era eterno, pero reducía los conceptos de movimiento y extensión a los de la física mecánica y a las leyes matemáticas de esta última. Así inaugura la tendencia a dar a las matemáticas un papel principal en la determinación de lo real, más allá del pensamiento del científico que la emplea, y la consideraba como “la ciencia pura”. Al introducir el concepto de magnitud variable en las matemáticas, contribuye al desarrollo de un concepto superior de exactitud.

Atribuye a la materia fuerza creadora propia y considera al movimiento mecánico como su manifestación vital. Profundamente convencido de la fuerza de la razón humana, pretendió crear un método nuevo, el método científico del conocimiento del mundo, y sustituir la fe ciega y el dogma por la razón y la ciencia. Recurre a la duda como método de razonamiento con la ayuda del cual puede librarse de toda idea preconcebida y establecer verdades irrefutables.

Por ese camino, adopta una posición que pudiéramos definir como subjetivista, sirviendo de base, por esta vía también, a otras concepciones como las del positivismo. Esta última corriente filosófica es la que va a iniciar el desarrollo de las herramientas matemáticas para la validación de los resultados experimentales. Y esta cualidad que hemos dado en llamar “subjetivista” le viene desde su raíz. A pesar de su materialismo, la metafísica del siglo XVII, tuvo a Descartes como su representante en Francia13.

Descartes es el fundador del Racionalismo, creador de la teoría de las ideas innatas, y defensor del criterio de considerar a la matemática como la ciencia pura, independiente de la experiencia humana, que encarnaba el ideal mismo de la Ciencia. El Racionalismo representa la concepción opuesta del Empirismo y, a pesar de ello, tienen puntos de contacto.
Al menospreciar el valor de lo concreto-sensible, resta importancia a la observación, lo que constituye un precedente indispensable de algunas características de las concepciones positivistas, así como al considerar a las matemáticas como la expresión más pura y suprema de la razón.
Al decir de Claudio Bernard, fundador del método experimental en Medicina y uno de los que ha hecho decisivas contribuciones al desarrollo de la Medicina como rama de las Ciencias, expresó: “(…) Cuando Descartes parte de la duda universal y repudia la autoridad, da preceptos mucho más prácticos para el experimentador que los dados por Bacon para la inducción. Hemos visto, en efecto, que es solamente la duda la que provoca la experiencia, y que es la duda, en fin, lo que determina la forma de razonamiento. Sin embargo, cuando se trata de la medicina y las ciencias fisiológicas, importa determinar bien hasta qué punto debe llegar la duda, para distinguirla del escepticismo, y demostrar cómo la duda científica viene a ser un elemento de mayor certidumbre”14.

Queda pues en evidencia que el otro pensador que contribuyó al desarrollo del método en Medicina fue Francis Bacon.

¿Cuáles eran las características del pensamiento de Bacon?

Los ingleses Hobbes y Locke, junto a Bacon y otros filósofos franceses que sostenían concepciones similares, constituyen el núcleo que desarrolló la corriente filosófica conocida como Empirismo. Éstos atribuían casi todo el peso del conocimiento a la experiencia sensible, siendo incapaces de apreciar cabalmente el valor de las teorías y de las abstracciones en el conocimiento científico.15 Esta cierta incapacidad los vincula con una de las cualidades del positivismo.

Si bien Hobbes sistematizó el empirismo de Bacon, es innegable que Bacon constituyó la figura central de ese movimiento al menos en Inglaterra, a pesar de que en su pensamiento científico persiste una perspectiva teológica. Sostenía que existían dos almas, una pensante, racional, creada por Dios y otra sensible e irracional, de naturaleza corporal.

Para Bacon la ciencia de la naturaleza era la verdadera ciencia, y la física experimental, la rama más importante16. Esa ciencia es una ciencia experimental que consiste en la aplicación del método racional a los datos de los sentidos. Inducción, análisis, comparación, observación, experimentación, tales son las cualidades de lo que él llamó método racional. Bacon fue el primero en elaborar, de manera detallada, el método inductivo. El punto de partida del conocimiento, según él, era el vínculo causal, el análisis de los diversos fenómenos. La verdad auténtica debía apoyarse en el mayor número posible de hechos y, al compararlos, el Hombre tenía la posibilidad de elevarse de lo particular a lo general. Pero, sin negar la necesidad del pensamiento abstracto, no le concedía la verdadera importancia ni reconocía la verdadera función de éste, por lo que menospreciaba la deducción. Al menospreciar el pensamiento deductivo, su método adquiere, en ese sentido, un carácter metafísico. Esta es otra característica que comparte con el positivismo.

John Locke afirmaba en su libro “Essay on the human understanding”, que no podemos formarnos ninguna idea acerca de la “naturaleza secreta abstracta de su sustancia en general”, esto es, que es imposible obtener ninguna idea exacta de la naturaleza de la sustancia como tal17. Estas ideas de John Locke han tenido también influencia sobre el positivismo18.

El pensamiento de Bacon, en tanto que exponente paradigmático del Empirismo, como en el de Descartes, era incapaz de concebir al mundo como un proceso, como un conjunto material sujeto a un desarrollo histórico, a una transformación constante, sino como un conjunto de cosas terminadas19. La “duda” del método de Descartes, como la “experiencia” en el de Bacon, estaba vinculada con la perspectiva de un mundo terminado, estático, rígido, desconocedor de su dinámica y de sus relaciones reflejas20. Esta concepción de la naturaleza dominó el desarrollo de las Ciencias Naturales hasta algo más allá de la primera mitad del siglo XIX.

Estas cualidades de su pensamiento y de su método tuvieron otras consecuencias razonables. Bacon, Hobbes y Locke, tampoco podían ir de la comprensión de los detalles a la comprensión del conjunto, a concebir las concatenaciones generales21. Por otra parte, al separar una parte del alma de los fenómenos susceptibles del dominio de las ciencias, contribuía, sin proponérselo, al desarrollo de otras ideas fundamentales del positivismo. Al defender la ruta cognitiva que va de lo particular a lo general como la suprema dentro del conocimiento científico de la Naturaleza y menospreciar aquella que nos conduce de lo general a lo particular, contribuían a la supervivencia de algunos rasgos de la metafísica.

¿Cuáles son algunas de las características fundamentales de la metafísica como filosofía? A grandes rasgos son las siguientes:

  1. considera los fenómenos aisladamente entre sí y los considera invariables.
  2. opera con dicotomías excluyentes.
  3. tiende a considerar los conceptos - consecuencia de los fenómenos que reflejan - como cosas aisladas e inmóviles, así como algo dado y eterno.
  4. aprecia a la Naturaleza como una colección accidental o estocástica de fenómenos independientes entre sí en mayor o menor medida.
  5. reconoce en el desarrollo sólo la acumulación de los cambios cuantitativos.
  6. identifica en los cambios sólo la influencia de factores externos, desconociendo la función de los factores internos o intrínsecos.

Para la metafísica, un fenómeno existe o no existe, como tampoco puede ser lo que es y, al mismo tiempo, algo distinto. Lo positivo y lo negativo se excluyen, revisten la forma de una antítesis rígida. A primera vista este método discursivo pudiera parecer razonable para algunos, y pudiera resultar incluso de utilidad práctica como parte del proceso de determinadas zonas del pensamiento dependiendo de la naturaleza del objeto de su estudio, pero termina por tropezar, con las cualidades de un método parcial, limitado que, absorbido por los fenómenos concretos, no alcanza a ver su concatenación; concentrado en su estatismo, no alcanza a ver su dinámica22. Esa es quizá su limitación principal.

Mientras no se reúne una cierta cantidad de información, no puede acometerse el examen crítico, la comparación y, congruentemente, la división en clases, órdenes y especies. Por eso los rudimentos de las ciencias naturales exactas no se desarrollaron, en la cultura occidental euro-céntrica, hasta llegar a los griegos del período alejandrino, y más tarde, en la Edad Media, por los árabes. La auténtica ciencia de la naturaleza sólo data, en occidente, de la segunda mitad del siglo XV, y, a parir de entonces, no ha hecho más que progresar con ritmo acelerado.

El análisis de la naturaleza en sus diferentes partes, la clasificación de los diversos procesos y objetos naturales en determinadas categorías, la investigación de los organismos vivos según su diversa estructura anatómica, fueron otras tantas de las condiciones fundamentales a que obedecieron los progresos gigantescos realizados durante los cuatrocientos años siguientes en el conocimiento científico de la naturaleza. Pero ese método de investigación nos legó, a la par, dos hábitos que finalmente contribuirían a frenar el desarrollo de la ciencia:

  1. el de fragmentar el mundo hasta lo irreconocible
  2. el de enfocar las cosas y los procesos naturales de manera aislada, sustraídos de la concatenación con el gran todo y, por tanto, no nos ofrece una perspectiva desde su dinámica, sino estáticamente; no como sustancialmente variables, sino como consistencias fijas.

Por eso este método de observación, al trasplantarse de las ciencias naturales a la filosofía y con ella al método, provocó la estrechez específica característica de los siglos XVI al XIX: el método metafísico de pensamiento.

¿Qué ha sucedido en los años subsiguientes en las Ciencias Médicas? ¿Ha desaparecido la “estrechez” provocada por el método?

Sin menoscabo de las características desarrolladas por sí mismo,  al positivismo le viene dado un carácter subjetivo y metafísico23, por lo menos desde dos perspectivas:

  1. por los aspectos que comparte con el racionalismo.
  2. por sus características comunes con el empirismo.

 

Algunos antecedentes.-

Hasta el momento, como indirectamente se han mencionado algunas de las características que pudieran tener alguna relación con sesgos e inconsistencias probables del método que se ha empleado y emplea en la M.O.M. para describir y clasificar, a la vez que se han mencionado otras que bien pudieran formar parte de los criterios de organización de las experiencias y de algunos requisitos de los criterios para incluir alguna información dentro de lo verosímil.

Pareciera bueno recordar que, desde el punto de vista gnoseológico, la percepción sensorial, si bien es el punto de partida del conocimiento, por sí sola es incapaz de aportar un conocimiento profundo y completo. Los vínculos y las relaciones internas, de donde se derivan las generalidades, las leyes, las relaciones de causalidad, la jerarquía de las relaciones entre los diversos fenómenos, la diferenciación entre forma y contenido y la de lo esencial de lo no esencial en la delimitación de las cualidades fundamentales de un fenómeno o conjunto de fenómenos, son aportes que sólo puede hacer el pensamiento teórico. De ahí la relación biunívoca indisoluble entre teoría y práctica. En esto, no parece que existan muchas dudas entre muchos.

¿Qué es el positivismo? ¿Cuáles son, de manera esquemática, si se quiere, algunas de sus cualidades fundamentales? ¿Qué momento del desarrollo del conocimiento representa?

Augusto Comte (1798 a 1857), considerado el padre de la sociología, formula los conceptos fundamentales del positivismo. Al declararse partidario de los “conocimientos positivos”, Comte calificó de metafísica a toda aspiración de penetrar en la esencia de los fenómenos24. Por ese camino, su doctrina no propiciaba el reconocimiento de las leyes que rigen los fenómenos. La ciencia tiene, en su doctrina, el objeto de describir las sensaciones subjetivas del hombre, por lo que, en ese sentido, coincide con el empirismo de Bacon, Hobbes y Locke. El positivismo ha desempeñado un papel trascendental en el desarrollo del método experimental, del método científico en general, en la aplicación y desarrollo de instrumentos matemáticos auxiliares para contribuir a precisar la validez o significación de los datos recolectados, ha impulsado el desarrollo especializado de la Ciencia y la Tecnología25 y ha propiciado el ímpetu de la economía de mercado, pero ha favorecido la creciente fragmentación del conocimiento y contribuido a entorpecer la integración de una perspectiva sistémica de la realidad.

¿Cuáles son, de manera esquemática, las características generales del positivismo?

  1. la pretensión de no apoyarse en “especulaciones abstractas”, por lo que atiende sólo a “hechos positivos” (de ahí su nombre).
  2. pretende elevarse por encima de toda filosofía y basarse sólo en los datos precisos que aporta la ciencia.
  3. considera que la función de la Ciencia se circunscribe a “describir” (no a explicar o a interpretar) los datos que obtiene de la realidad.
  4. como las leyes y otras generalizaciones son el resultado de la “especulación”, su tendencia es a no reconocerlas como parte de la realidad.
  5. al fraccionar el todo, aislar variables y tender a desconocer las leyes y las generalizaciones como parte de la realidad, se les dificulta la comprensión sistémica del “todo”.
  6. tienden a considerar como equivalencia o aproximación al “todo”, la suma de las partes.

Dada la evidencia de algunas limitaciones del positivismo, algunos de sus seguidores desarrollaron lo que se ha dado en llamar “neo-positivismo”, “positivismo lógico”26 o “empirismo lógico27” declararon haber eliminado todo rasgo metafísico del primer y segundo positivismo28 a partir de su reformulación teórica con la finalidad de retocar el método y de mejorar los métodos y modelos matemáticos, pero no modifican radicalmente el fundamento, por lo que su contribución puede considerarse más de forma que de contenido29. Si bien la matemática es la ciencia capaz de reflejar de la manera más abstracta, sintética y generalizada las diversas formas de pensamiento, cuando el neopositivismo o empirismo lógico crea y desarrolla nuevos modelos, lo hacen en correspondencia con sus formas de pensamiento, con sus sesgos y limitaciones, y también de sus virtudes, que definitivamente las tienen. Al conservar intacto el fundamento de su concepción del mundo, resulta que han sido los propios neopositivistas los que se han encargado de declarar públicamente la persistencia de cualidades metafísicas en su concepción del mundo y en los resultados que de ella se deriven. Entre las figuras prominentes del neopositivismo se encuentran Franz von Liszt30, Ludwig Wittgenstein, Bertrand Russell y George Edward Moore, entre otros31.

Debut del Positivismo en Medicina.-

Françoise Magendie (1783 – 1855), al declarar que “no concedía crédito más que a sus ojos y a sus oídos y desconfiaba de su cerebro”32, está confiriéndole a la Medicina las cualidades de una reunión de hechos. Quedaba así clara su pretensión de que el experimento sustituyera al razonamiento en su totalidad. Claudio Bernard, destacado discípulo de Magendie, al declarar que “es la idea vinculada por el descubridor al hecho descubierto lo que en realidad constituye el descubrimiento”33, discrepó de su maestro, pero sin alterar el fundamento que los identifica.

En medicina, el positivismo, nacido en Francia con Comte, penetra a través del método experimental con la obra de Magendie y de Cl. Bernard34. Se trataba de ese positivismo naturalista que había reducido al ser humano a la condición de objeto físico, en cuanto limitaba su doctrina a la descripción de los “hechos” y negaba por principio toda relación entre ellos que no fuera la determinación cuantitativa35.

Vale la pena citar al Dr. Pedro Laín Entralgo cuando expresó con tanta claridad como anticipación: “Nada tiene de extraño que, con la penetración del positivismo en el pensamiento médico, comenzase el patólogo a despegar la “causa morbosa” del “proceso morboso”, haciendo caso omiso tanto a la naturaleza específica y de la situación propias del cuerpo enfermo, como del sentido que tiene la enfermedad para el ser que la padece”36.

Así, con el positivismo, se adentraba en medicina la capacidad de estudiar con minuciosidad el trastorno, la enfermedad, junto a la incapacidad de hacer nada siquiera parecido con el terreno en que este trastorno tiene lugar, esto es, la persona en la que se produjo el trastorno, persistente secuela metafísica de la que, aún hoy, no se ha podido librar.

A modo de conjeturas temporales.-

Entonces comienza a adquirir un cierto sentido el procedimiento, el método empleado por la M.O.M. Comienza a ser más comprensible el porqué de la exigencia, casi intransigente a veces, del empleo de los estudios “a doble ciegas”; por qué la mucha importancia de los datos concretos y la escasa significación de las “especulaciones abstractas”; por qué el furor de la “Medicina Basada en la Evidencia”; por qué la importancia de los protocolos; por qué la fragmentación del conocimiento de la realidad; por qué investigar con tanto ahínco la enfermedad en lugar del enfermo; por qué el mismo tratamiento durante todo el ensayo aunque el enfermo cambie; por qué el destierro de la filosofía del método científico en Medicina; por qué la escasa o nula importancia del estudio de los procesos históricos en Medicina; por qué en los trabajos científicos, la bibliografía idónea es sólo la de los últimos cinco años; en fin, por qué las características esenciales del método y de los criterios de verosimilitud de la M.O.M.

Si el método de la M.O.M. tiene sesgos de cierta consideración, como lo son la persistencia de rasgos metafísicos que le impiden apreciar la realidad como sistema único, de rasgos subjetivos tras una apariencia de extrema objetividad y de dificultades para apreciar los fenómenos dentro de una concepción sistemática compleja y en constante movimiento, ¿por qué se asume como criterio insoslayable de verosimilitud?

Se ha dicho que las leyes del desarrollo de la naturaleza y del pensamiento humanos son dos conjuntos de leyes idénticas en su esencia, en tanto el pensamiento del científico debe reflejar con coherencia los fenómenos que estudia,  pero distintos en su expresión. ¿Será que los nuevos conocimientos y las nuevas exigencias del desarrollo de las ciencias no requieren de modificaciones del pensamiento en contenido y forma? Si en los orígenes del método vigente en medicina se tomó la duda como criterio de certidumbre, ¿por qué ahora es tan difícil admitir la duda de su validez y eficiencia? ¿En qué razones científicas de fundamento se basan? ¿Se estará asumiendo que se ha llegado a la verdad  suprema y eterna, que se ha alcanzado la más absoluta perfección?

Pero cuestionarnos el método vigente genera muchas inquietudes. Significa reconocer sesgos, limitaciones, imperfecciones de consideración en una buena parte de lo que damos por conocido. Puede conllevar para algunos el riesgo de la pérdida de poder y para otros la amenaza del caos y el desorden. También significa que, si reconocemos inconsistencias e inconveniencias en el método, una herramienta que ha tomado poco menos de dos siglos en ponerla casi a punto, ¿cuánto demoraría la construcción y consolidación de un nuevo instrumento? ¿Qué y cómo se haría durante todo ese lapso? ¿Sobre qué bases se desarrollaría? ¿A partir de qué experiencia?

En primer lugar, sobre las inquietudes cabe recordar a Claudio Bernard cuando dijo que “el escéptico es el que no cree bastante en sí mismo, para atreverse a negar la ciencia y a afirmar que ésta no está sometida a leyes fijas y determinadas. El que duda es el verdadero sabio; no duda más que de sí mismo y de sus interpretaciones, pero cree en la ciencia...” o lo que es lo mismo, se añade ahora, que el desarrollo de la ciencia ha sido siempre tarea de audaces irrespetuosamente respetuosos de la experiencia acumulada, pues en un universo constantemente renovado, no hay ni pueden existir soluciones definitivas ni verdades eternas dentro del campo de la Ciencia.

En segundo lugar, sobre las tres últimas preguntas, quizá la respuesta a éstas y otras muchas pueda comenzar a estructurarse a partir de un pensamiento médico fundado en ciertas premisas filosóficas y de una concepción del mundo diferentes, y de un pensamiento científico médico que, basado en éstas, ha sido capaz de concebir al hombre y a su salud desde una perspectiva tan diversa, como antigua y novedosa, como bien pudiera ser la del pensamiento médico clásico chino.

 


1 Georg Wilhelm Friederich Hegel, (1770 – 1831) filósofo alemán, nacido en Stuttgart.

2 Marx, C., “Miseria de la filosofía”, Ed. Progreso, Moscú, 1979, p. 83.

3 Batlle, J.S., “José Martí: Aforismos”, Ed. Corcel, La Habana, 2004, p. 150.

4 La esencia expresa las cualidades fundamentales de os fenómenos, su naturaleza interna, sus procesos profundos.

5 Moreno Rodríguez, M.A., “El Arte y la Ciencia del Diagnóstico Médico: principios seculares y problemas actuales.” Ed. Científico Técnica, La Habana, 2001, p.11.

6 Díaz Mastellari, M. “Pensar en Chino”, 2ª. Edición, Impresiones Hel Ltda. Bogotá, 2003, p. 95.

7 Este es un problema general de la Ciencia.

8 Claudio Bernard.

9 Moreno Rodríguez, M.A., “El Arte y la Ciencia del Diagnóstico Médico: principios seculares y problemas actuales.” Ed. Científico Técnica, La Habana, 2001, p. 10.

10 Snezhnevski, A.V., “Manual de Psiquiatría”, Ed. Mir, Moscú, 1985, p. 106 - 118.

11 Rosental, M., y Iudin, P., “Diccionario Filosófico Abreviado”, Ed. Pueblos Unidos, Montevideo, 1961, p. 123.

12 Sin embargo, al incluir a Dios negaba parte de su fundamento, pues la existencia de Dios parte de un dogma de fe, y esta fe niega la duda.

13 Marx, C. Y Engels, F., “La Sagrada Familia (Cap. IV), “Sobre la religión”, Ed Política, La Habana, 1963, p. 54.

14 Bernard, C., “Introducción al Estudio de la Medicina Experimental”, Emecé Editores, Buenos Aires, 1944, p. 98

15 Rosental, M., y Iudin, P., “Diccionario Filosófico Abreviado”, Ed. Pueblos Unidos, Montevideo, 1961, p. 152 y 153.

16 ¿Acaso cuando hoy algunos atribuyen a la física cuántica la facultad de explicar la concepción holística de los fenómenos en medicina, por ejemplo, estarán reiterando un error similar al de Descartes y Bacon?

17 Locke creyó que estaba formulando una concepción antimetafísica cuando hizo esta afirmación, Conrforth, M., “Ciencia vs. Idealismo”, Ed. Política, La Habana, 1964, p. 269.

18 Conrforth, M., “Ciencia vs. Idealismo”, Ed. Política, La Habana, 1964, p. 265.

19 Engels, F., “Ludwig Feuerbach y el fin de la filosofía clásica alemana”, Ed. Progreso, Moscú, 1974, Tomo III, p.368.

20 Engels, F., “Introducción a la Dialéctica de la Naturaleza”, Ed. Progreso, Moscú, 1974, Tomo III, p. 44.

21 Engels, F., “Viejo prólogo para el Anti-Düring”, Ed. Progreso, Moscú, 1974, Tomo III, p. 62.

22 Engels, F., “Del Socialismo Utópico al Socialismo Científico”, Ed. Progreso, Moscú, 1974, Tomo III, p. 135.

23 Enrique José Varona afirmaba: “El positivismo incurre en error al aceptar los axiomas matemáticos, negando a la vez lo absoluto. Roberto Agramonte, “El Pensamiento Filosófico de Varona”, Publicaciones de la Revista de la Universidad de la Habana (Tomo IV), La Habana 1935, p. 10.

24 Viera, M., “Criminología”, Ed. Universidad de la Habana, La Habana, 1978, p. 13 y 14.

25 Viera, M., “Criminología”, Ed. Universidad de la Habana, La Habana, 1978, p. 16 - 18.

26 Su desarrollo se debe principalmente a la obra de Bertrand Russell.

27 Aunque quizá no del todo intencionalmente, el coincidente parecido de los nombres es como para no dejar al azar y que pasen inadvertidas sus relaciones con los puntos de vista de Bacon.

28 Hume y Mach desarrollaron las tendencias que después se denominaron por algunos como segundo positivismo..

29 Viera, M., “Criminología”, Ed. Universidad de la Habana, La Habana, 1978, p. 20 y 21.

30 Primo del músico, por cierto.

31 Ver Apéndice 7.

32 Laín Entralgo, P. Medicina e Historia, Ed. Escorial, Madrid, 1941, p. 104.

33 Idem, p. 105.-

34 Laín Entralgo, P., “Estudios de Historia de la Medicina y de Antropología Médica”, Ed. Escorial, Madrid, 1943, Tomo I, p. 299.

35 Laín Entralgo, P., “Estudios de Historia de la Medicina y de Antropología Médica”, Ed. Escorial, Madrid, 1943, Tomo I, p. 298.

36 Laín Entralgo, P., “Estudios de Historia de la Medicina y de Antropología Médica”, Ed. Escorial, Madrid, 1943, Tomo I, p. 299.